Agripina Cabello, candidata del PSOE a la alcaldía de Almensilla, habla sobre el pueblo y sobre sus propuestas para gobernar su Ayuntamiento en esta entrevista, la última de la serie sobre las elecciones municipales del 22 de mayo.

***

¿Necesita presentación Agripina Cabello?

Sí, claro, tengo que presnetarme. Ten en cuenta que Almensilla es un pueblo muy grande, aunque llevo ocho años trabajando en unas áreas específicas, con lo cual las personas que suelen venir a esas áreas sí me conocen, y soy muy conocida en ciertos sectores, pero hay otros muchos en las que no. De hecho, cuando el alcalde estuvo de vacaciones el verano pasado, venían vecinos a hablar con él para temas que nada tenían que ver con los míos, por lo cual había muchos vecinos que yo no conocía. Aparte, tengo que presentarme porque yo hasta ahora he sido concejala y así me han conocido, así que tengo que presentarme como alcaldesa, que nada tiene que ver.

¿Y qué les diría a esas personas sobre usted?

Yo me presentaría de una manera muy sencilla. Soy una vecina de Almensilla, vivo aquí, mis hijas están en el colegio, quiero construir una Almensilla cada vez mejor y estoy a disposición de mis vecinos. Ten en cuenta que la mejor actitud que un alcalde, concejal o cargo público cualquiera puede tener es la de servicio. A nosotros no se nos puede olvidar que estamos al servicio de los ciudadanos. Con lo cual, eso es lo que yo les diría: estoy a vuestro servicio.

En estos ocho años que lleva en el Ayuntamiento, ¿qué ha aprendido?

Muchísimo. Aparte de lo que se puede aprender a nivel técnico, he aprendido de la gente, relaciones sociales, cómo las personas pueden comportarse en circunstancias distintas de manera muy distinta. Y he aprendido cómo esas personas necesitan ser comprendidos. Los políticos no podamos ir imponiendo modelos ni diciendo “así se arregla Almensilla”. Nosotros debemos ir viendo y conociendo las necesidades de las personas y, sobre todo, ir viendo la actitud de las personas, por qué hoy te dicen blanco y mañana te dicen negro. Y si sigues observándolas y escuchándolas, las vas a entender, siempre, porque al final hay una coherencia, una necesidad de las personas, y las circunstancias en las que vive cada uno son las que justifican su actuación. Por tanto, aunque los políticos estamos acostumbrados a que nos digan guapos y feos y de todo, si intentas escuchar al ciudadano verás que siempre lleva su parte de razón, y explicándole bien las cosas y deteniéndote y dándole a cada uno el tiempo que se merece, al final acaban entendiéndolo.

Esa parte tópica de la política que quema mucho, es verdad que quema pero es que para eso estás, para escuchar a la gente y para recibir sus quejas, para intentar solucionárselas y, si no se las puedes solucionar, para decirles “hasta aquí puedo llegar, no puedo darte más, pero aquí estoy cada vez que quieras venir”. Y muchas veces somos psicólogos, entre comillas, de la desesperación de los ciudadanos, porque muchos, y sobre todo en esta época, vienen desesperados. Simplemente con que se te siente ahí y te diga: “Porque sois esto, porque sois lo otro, porque mira lo que me pasa…”, al final termina justificando por qué te ha dicho eso, porque me pasa esto y necesito decírtelo. Y una vez que te lo ha dicho y tú lo has escuchado, la persona se siente mejor, porque ya sabe que su frustración no queda en su casa, sino que el político ya lo ha escuchado. Otra cosa es que el problema se le pueda solucionar o no.

¿Qué supone para usted liderar la lista del partido en estas elecciones?

Para mí, un gran honor, porque yo no arranco de las Juventudes Socialistas. Yo entré en el partido en 2003. La primera vez que yo me presenté, en 2003, iba como independiente en las listas. Fue posteriormente cuando empecé a conocer el partido, me afilié, pasé a la ejecutiva provincial como vocal y que ahora, en 2011, el partido me diga, tanto a nivel local como provincial, que hay que cambiar y que quieren que sea yo, para mí es un gran honor. Además de que dentro de mi partido nadie me ha cuestionado. De la lista, que la hago yo, me han podido decir que les gusta más o menos. Pero respecto a mí no. Con lo cual ha sido una gran responsabilidad.

Ya lo dije en la presentación del día 15 de abril: para mí, lo más importante es que este momento de dificultad que estamos viviendo es una ventaja y no un inconveniente, porque es el mayor reto y cuando uno peude ser más útil, cuando el trabajo y el servicio de uno más se van a valorar y más falta hacen. El momento me agrada. Es ahora cuando tengo que darlo todo. Si en algo puedo ayudar y de algo puedo valer, es ahora.

¿Cuánto ha pesado la postura de Carlos Ufano en su designación como candidata?

Su opinión ha facilitado las cosas. Yo he tenido siempre el beneplácito suyo y el del resto de la agrupación, que es lo más importante, porque una persona, por muy alcalde que sea, tampoco decide eso. Ha sido el peso de la agrupación el que ha favorecido esta transición. Y, por supuesto, cuando una transición se hace con el agrado de todas las partes, es mucho más fácil que cuando se hace con una de las partes disconforme.

¿En qué se ha basado para confeccionar la lista que lleva?

Me he basado, en un principio, en que las personas que me acompañan sean capaces de desarrollar una tarea posterior. En segundo lugar, en un criterio territorial. He querido que todas las partes del pueblo estén representadas por un concejal. A mí me gustan mucho los concejales de barrio porque, aunque tenga Deportes, siempre el barrio es más cercano a él, se le acerca y le dice “pues mira cómo está el parque” o “mira lo que me ha pasado en el colegio”, y entonces el concejal de barrio recoge las demandas y las traslada al compañero. No es nada oficial, pero también es una forma que viene bien y vale mucho a los ciudadanos en los pueblos pequeños. Entonces, he querido que estén representados el Casco Antiguo, el Sector F, las viviendas de VPO, La Hispalense, Los Gordales… Y en los suplentes he querido hacer un reconocimiento a la militancia. Creo que es muy importante La persona que es militante durante tantos años, para mí tiene mucho valor, porque en los partidos hay muchos problemas y muchas discusiones, vienen personas y líderes diferentes, y el militante que no se da de baja y siempre sigue su línea pues siempre está ahí, y ésa es la fuerza y la cohesión del partido.

¿Es bueno o es malo que la gente identifique a Agripina como la mano derecha de Carlos Ufano?

Yo he sido la mano derecha de Carlos Ufano durante estos ocho años, porque he sido la primera teniente de alcalde y siempre él ha contado conmigo y yo con él. Yo voy a heredar lo bueno y lo malo del Partido Socialista, porque pertenezco a él. Si me presento por unas siglas, yo heredo lo bueno y lo malo, y con esas premisas partimos. Si hay más bueno que malo o al revés, eso no lo voy a decir yo. Creo que el PSOE ha hecho la gestión que tenía que hacer, que ha creído más conveniente, pero dentro del equipo de Gobierno está el alcalde y están los concejales. Carlos Ufano y yo compartimos muchas cosas y he estado de acuerdo con él en muchas cosas. En otras no. Pero es que así tiene que ser. No podemos estar todos de acuerdo en todo, incluso dentro del propio partido. Pero cada uno debe respetar el sitio que tiene y ser coherente.

Yo sé que hay un rumor de que Agripina va a gobernar igual que Carlos Ufano. Pero se dice en sentido negativo, no en sentido positivo, como que voy a hacer todo lo bueno que en 20 años haya podido hacer Carlos. No, se habla de lo malo que haya podido hacer. Yo no me preocupo de esos rumores. La gente es muy inteligente. Cuando va a votar sabe perfectamente que Carlos Ufano es un alcalde que tiene una edad, ha vivido una época y es un hombre. Yo he vivido otra época, tengo otra edad y soy una mujer, y ahí es donde entro yo. Creo que el gobierno que desempeña una mujer, sea del partido que sea, siempre es diferente al que hace un hombre. Ahí hay una gran diferencia, porque los valores y la forma de liderar de una mujer son diferentes a los del hombre, con lo cual la diferencia va a ser clara. Yo voy a intentar, como en todo, hacer lo mejor posible y mejorar en todo lo mejorable. Tengo mucho sentido de la autocrítica, no a Carlos sino al equipo de Gobierno y a lo que hemos hecho, que en ocho años no es ni todo bueno ni todo malo. Sé en en lo que hemos acertado y en lo que nos hemos equivocado, y con esa información voy a mejorar lo que hemos hecho bien y voy a mejorar más en lo que nos hemos equivocado. Simplemente porque escucho lo que dicen los vecinos.

¿Cómo ve usted el pueblo?

Físicamente, es un pueblo muy bonito, ordenado en cuanto a edificaciones, casas, etc., pero es cierto que necesita un cuidado especial en parques y jardines, en limpieza viaria y educación cívica. Si yo a esta calle no le he recogido las papeleras, yo no puedo sancionar al vecino que tira un papel al suelo. Yo primero tengo que mantener las papeleras siempre limpias y luego arbitrar medidas para que la población sea más cívica, no saque los perros a hacer sus necesidades en sitios por donde pasan muchos niños… En primer lugar, hay que hacer un trabajo de reordenación de áreas. Todavía no sé exactamente cómo, pero sí sé que hay que reordenar el área de Obras y Servicios de tal manera que los parques y jardines tienen que estar saltando de limpios, porque van niños y mayores, y tiene que haber un mayor servicio en la piscina municipal.

En cuanto a las personas, las veo muy castigadas por la crisis económica y el desempleo. Los que estamos gobernando somos los que tenemos que soportar esa situación de desánimo de la ciudadanía que intentamos mitigar con las pocas ayudas que podemos dar. Es fundamental que el político escuche lo que el ciudadano le diga e intente buscar una solución a su problema, pero eso será dentro de las posibilidades que haya.

¿Dónde ha avanzado, dónde necesita avanzar y dónde ha retrocedido el pueblo?

Ha avanzado en las políticas de viviendas a coste bajo. La última promoción nos salió mal porque la empresa que la llevaba quebró y creó un perjuicio económico al Ayuntamiento. El consistorio supo sacar eso adelante y las personas hoy están viviendo en sus casas. También hemos avanzado en educación y en bienestar social hemos avanzado pero estamos desbordados, porque las ciscurstancias actuales desbordan este área.

Necesitamos avanzar en participación ciudadana, arbitrar las medidas necesarias para que la ciudadanía participe más de la acción de gobierno. Que estemos más en contacto todos los concejales y el alcalde con la ciudadanía. Hasta ahora, cada vez que alguien nos pide una ciuta, lo recibimos inmediatamente, pero no me refiero a eso, sino a lo que en otros pueblos llaman Senado Municipal o Mesa Participativa, entre otros nombres. Un órgano consultivo en el que estén representado las distintas organizaciones del pueblo, asociaciones de vecinos, etc., y al que se lleven desde el pleno cuestiones relativas al Ayuntamiento o proyectos, no para que esta mesa decida sino para que sea consultada y puedan orientarnos con su opinión, porque a veces pensamos que lo mejor es lo que piensen siete personas que están gobernando, pero puede que lo mejor sea lo otro que dice el pueblo.

Tenemos que avanzar en igualdad, en infraestructuras para el deporte y en recuperar lo que eran los pueblos, la convivencia vecinal. Que mi niña pueda estar en la calle con la bicicleta sin que le pase nada y yo pueda estar en mi casa, como pasaba cuando yo tenía 8 años. Ahora tenemos más miedo de todo. Y, desde luego, tenemos que avanzar mucho en seguridad ciudadana. Por desgracia, no va a haber en poco tiempo posibilidad económica de aumentar mucho la plantilla, porque se necesitan bastantes agentes, pero sí vamos a empezar ampliando dos y ya en función de lo que se vaya pudiendo. La policía debe ser mejorada y debe contar con más efectivos y con reconocimiento, porque son unos trabajadores estupendos que han contado con pocos medios que tendremos que ampliar para que puedan desarrollar su labor. Junto a eso, hemos de coordinarnos con la Guardia Civil. En los últimos meses, por los robos que ha habido en el pueblo, hemos convocado la Junta Local de Seguridad y la Guardia Civil se ha volcado con Almensilla. Ahora hace una hora diaria de vigilancia. Eso ha provocado diálogo, y en cuanto se ha llamado a la Guardia Civil, ha respondido, al igual que, en su medida, la Policía Local. Todo al margen de las políticas preventivas, pero eso ya es empezar desde abajo.

También habría que ayudar a las familias que tienen hijos metidos en el mundo de la droga, porque muchos quieren salir pero no pueden, y desde el Ayuntamiento queremos ayudarles. Creo que habría que prestarles una atención especial a las familias de esos niños que se ven muy perdidos.

¿No es un poco triste que Almensilla sólo salga en los diarios cuando una mujer fallece por violencia de género, cuando somos el pueblo con mayor deuda proporcional de España y cuando atrapan a una banda de ladrones?

Pues sí, pero, por desgracia, las noticias negativas siempre son más llamativas y siempre captan más la atención que la buenas. Recuerdo que, en una ocasión, sacaron una noticia sobre la deuda viva de Almensilla, que debía más de 20 millones de euros. Entonces nos pusimos en contacto con los periódicos para aclararles que esa deuda no procedía de haber pedido dinero a un banco para gastos generales, sino para una promoción de VPO y que iba a repercutir en cada uno de los propietarios. En la fecha en que salió la noticia, la deuda ya estaba solventada, porque el Ayuntamiento, como promotor, pide 23 millones de euros, terminó la promoción y los subrogó en cada uno de los propietarios, con lo cual tiene una justificación que se dio a los periódicos. En primera página salió la deuda de Almensilla, pero la justificación y otros datos salieron en las páginas interiores. Pero sí estoy de acuerdo contigo en que tenemos que provocar que haya más noticias buenas y ocuparnos de que también salgan en los periódicos.

¿Cuál sería su primera medida como alcaldesa?

En el momento en que entre en el Ayuntamiento, lo primero que tengo que hacer es ver cómo está el presupuesto. Si no está hecho, hacerlo, y luego, con el presupuesto por delante, organizar, porque nosotros, al igual que muchos ayuntamientos, vamos prorrogando los presupuestos de un año al siguiente. Estamos metidos dentro de la vorágine, del trabajo, estamos desbordados y entonces se pasan los plazos y prorrogamos el presupuesto. Yo necesito el presupuesto por delante para saber qué tengo que hacer.

Eso no sería una medida, sino un instrumento necesario. La medida sería hablar con los trabajadores del Ayuntamiento, reunirme con ellos e intentar crear el clima necesario para que se pueda funcionar. Los trabajadores tienen sus reivindicaciones y yo creo que el trabajador rinde más cuanto más a gusto está en su trabajo. El Ayuntamiento de Almensilla tiene muy buenos trabajadores pero, por las circunstancias que sean, están descontentos. No te digo que vaya a darles o quitarles nada, porque eso me lo va a decir el presupuesto, pero sí voy a intentar por todos los medios que cada uno se sienta lo mejor posible en su puesto, porque eso luego va a redundar en beneficio político para mí y en beneficio de los ciudadanos.

¿Hay dinero en el Ayuntamiento para acometer proyectos?

Los recursos propios que tiene el Ayuntamiento dan para lo básico: nóminas y los gastos generales. Luego hay muchas subvenciones a las que puedes acogerte e ir abriendo proyectos. Por ejemplo, en educación ha funcionado bien. Siempre estamos en proceso de mantenimiento y mejora de los dos colegios. Antes, en la legislatura de 2003 a 2007, había más ingresos, con lo cual todo lo que hacía falta en el colegio se hacía inmediatamente. Ahora lo hacemos no tan inmediatamente. Primero vigilamos el mantenimiento y para las mejoras esperamos a planes. Por ejemplo, en el colegio Nuestra Sra. de la Antigua, que es el nuevo, se está cambiando todo el cerramiento gracias al PER. Hemos esperado a que llegue y vamos a usar dos PER para hacer el cerramiento, y la parte alta con la escuela-taller. El Plan Proteja también lo hemos dedicado a mejoras. En esa línea, siempre la Administración tiene que ser eficiente, pero ahora más que nunca.

¿Volveremos a ver el Ayuntamiento de Almensilla en bancarrota después del 22 de mayo?

En bancarrota no está. El Ayuntamiento va como todos: con falta de liquidez y no va al día con todos los proveedores, pero tampoco hay un agujero negro ni nada de eso. Hay lo normal en los ayuntamientos. De hecho, Almensilla no ha salido en ningún periódico porque los trabajadores no hayan cobrado. Eso es fundamental. Un problema importante que tenemos es la financiación. Los ayuntamientos tienen cada vez más competencias y los ingresos siguen siendo bajos aunque han aumentado con la ley de participación en los tributos de la Junta de Andalucía. Y hay municipios como Almensilla que, por su estructura urbana, con tantas casitas con jardines, necesita una cantidad de personal en la calle que a lo mejor no lo permiten los ingresos por número de habitantes, pero lo tenemos que hacer. Bancarrota no va a haber, pero con el presupuesto por delante va a haber que ir avanzando y haciendo lo que buenamente se pueda y, por supuesto, atendiendo la primera obligación, que es la nómina.

¿Piensa rebajar los impuestos municipales?

Ni voy a rebajarlos ni voy a dejar de hacerlo. El tema de impuestos, hasta que no entre el nuevo equipo y tengamos todos los datos por delante, no podremos valorar si podemos bajar aquí o tenemos que seguir manteniéndolos.

¿Bajará el precio de los vados o, por el contrario, mantendrá el precio actual para dotar al pueblo de un servicio de grúa municipal?

Yo apuesto más por lo segundo. Ya te digo que, cuando veamos la economía municipal, ya sabremos qué se puede rebajar, pero en principio prefiero mantener el impuesto tal como está y buscar los recursos para que haya una grúa municipal, o mancomunada, pero que haya una grúa a la que poder llamar y decirle que venga a por un coche. Si le voy a cobrar al que le estoy cobrando, prefiero terminar de dar el servicio bien dado. Hasta que no veamos las cuentas no sabremos si podremos hacer una cosa u otra, o incluso aumentar las bonificaciones a familias que no puedan pagar este impuesto.

¿Volverá a poner en marcha el servicio de urgencias?

Ojalá pudiera, porque ése es un clamor que tiene la gran mayoría de los almensilleros, pero por desgracia es totalmente imposible que el Ayuntamiento pueda gastar 5.000 euros al mes en el servicio de urgencias, tal como lo teníamos planteado. En 2008 decidimos quitarlo, pero fue una medida que tomamos con todo el dolor de nuestro corazón. Lo quitamos por coherencia. En aquella fecha, las nóminas estaban extralimitadas y se planteó un ERE que la Consejería de Empleo aprobó, aunque luego no se aplicó tal cual porque se acordó con los trabajadores que quien quisiera podía quedarse media jornada y quien no, podía irse. Cuando yo a jardineros o administrativos, que son servicios básicos que tiene que dar el Ayuntamiento, los tengo que meter en un ERE, la médico de urgencias también tiene que ir en el ERE. Y si el servicio de salud lo tiene que dar el Servicio Andaluz de Salud (SAS), lo única opción que me queda, aunque pierda las elecciones, es pelear y pelear con el SAS, porque yo en casa no tengo para eso, porque si tengo un poquito más, tengo que meter a un jardinero.

Ya de por sí, los ayuntamientos tienen competencias que no les corresponden, y no porque otras administraciones se las hayan impuesto, sino porque ellos mismos las han ido asumiendo, porque son la administración más cercana al vecino. Si yo veo que puedo solucionar esto y tengo dinero, pues lo hago, aunque le corresponda al Estado o a la Junta. Al servicio médico también se le dio la opción de quedarse a media jornada, como al resto, pero cada uno decidió lo que quiso. Pero no lo vamos a instaurar porque es un suicidio, porque sé que no tengo dinero para pagarlo. Mi obligación es ir al SAS periódicamente. Yo me he reunido con el delegado de Salud, con el director del distrito Aljarafe, me reúno con los profesionales de aquí. La primera vez me dicen que no, que no puede ser. Pero ésa es mi tarea: seguir persiguiendo este objetivo, el pediatra a jornada completa y el tercer médico o la tercera enfermera, que son las demandas que hago a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Respecto al pediatra, ocurre que hay muchos niños censados en Almensilla, pero el número de médicos no se establece según el censo, sino según dónde los niños han solicitado su pediatra. Si yo solicito el médico de mi niña en Mairena, a la Administración le consta que mi niña está en Mairena. Ahora voy yo al delegado de Salud y le digo que los niños no están asignados en Almensilla porque no hay pediatra todo el día y sus padres se los llevan a otro sitio. En el momento en que el pediatra esté a jornada completa, todos los niños que hay censados en Almensilla tendrían su médico en Almensilla. Pues ésa es mi pelea. Yo sé que el tema de la médico de urgencias, electoralmente, me va a perjudicar, pero yo tengo que ser coherente y responsable. No puedo decir que voy a poner un servicio que no puedo poner, y antes tengo que poner trabajadores a jornada completa, trabajadores que hacen falta al pueblo, y además tengo que luchar por arrancárselo a la administración competente.

¿Qué medidas tiene pensadas para mejorar la red de transporte público del pueblo?

Igualmente, con el Consorcio de Transportes debemos seguir peleando para que se instale la lanzadera desde Almensilla al Metro, nuestra mayor reivindicación, y también que se reestructuren las dos líneas que hay, porque una de ellas, cuando llega a Mairena, hace las mismas paradas que el Metro. Pero eso es lo mismo, una gestión que depende de otra administración y nuestro esfuerzo debe ser seguir insistiendo para que Almensilla tenga un buen servicio de transporte público. Y luego estamos peleando para que nos conecten con el ambulatorio de Coria y el hospital de Bormujos, porque necesitamos que esos servicios se cubran de alguna manera. Hace años había un autobús que venía de Coria, pero decían que el uso que hacían las personas era mínimo, pero bueno, ya ha pasado tiempo y seguiremos insistiendo. Pero nuestra prioridad es la lanzadera con el Metro, que es fundamental para todo: para la gente que trabaja en Sevilla, para los chavales que estudian en Mairena, para todo. Ojalá dentro de tres años podamos pagar un microbús. Entonces, lo haríamos, pero mientras no podemos. Nuestra única opción es pelear, pero no ir, pedir y venirnos, sino insistir. “Es que, cuando esté el tranvía…”. No, yo la necesito ya.

En los últimos años se nota cierta tendencia de que el pueblo se va convirtiendo en una ciudad dormitorio. ¿Cómo piensa que podría corregirse este fenómeno?

Fomentando más vida en el pueblo. A la vida comercial también hay que darle un impulso. Tendríamos que darle un apoyo especial a los comerciantes para que la población de Almensilla compre en su pueblo. Tenemos comercios muy dignos y hay una inercia a irse fuera y comprar aquí sólo cuando estamos desaviados, y eso es cuestión de educación y de mandar el mensaje, y ahí el Ayuntamiento desempeña un papel fundamental, porque la asociación de comerciantes puede hacer lo que puede hacer, pero el mensaje crea conciencia cuando llega 20.000 veces, no sólo una vez. Hablo de comercios porque la pregunta que me haces va más por potenciar el ocio y el comercio, que la gente compre en su pueblo y mejorar espacios para que haya más comercios y que la gente compre aquí y no se vaya a Mairena o a Coria.

¿Cree que algún día veremos acabado el polideportivo?

El polideportivo está terminado. Le falta equipamiento y algo fundamental para el polideportivo, el tanatorio, la guardería municipal que se está terminando y para los comerciales del Prado que aún no se han entregado y llevan mucho tiempo cerrados: poner un transformador eléctrico que nos pide Endesa y que cuesta muy caro, y llevamos meses buscando financiación para ponerlo. Al mismo tiempo, también estamos buscando dinero para el equipamiento del polideportivo. Se van a hacer ahora las pistas de pádel y va a ser una prioridad nuestra ponerlo en funcionamiento, igual que las otras instalaciones de las que te he hablado, aunque para eso necesitamos el transformador.

Y el Sector F, ¿para cuándo?

Yo estoy muy interesada y hablando mucho con los vecinos del Sector F. Es un problema complejo, de muchos años. El Ayuntamiento va a estar al lado de ellos, en la Junta de Compensación, e ir facilitando, en la medida que pueda, las relaciones con las instituciones que correspondan para ir desbloqueando los obstáculos que se vayan encontrando los vecinos en el desarrollo de la urbanización, que no la hace el Ayuntamiento, sino los vecinos desde una Junta de Compensación de la que el Ayuntamiento forma parte. Es fundamental el apoyo del Ayuntamiento como instigador, potenciador y acompañante de todos los vecinos en la junta de compensación para ir quitando obstáculos, que hay muchos. Vamos a ir deshaciendo nudos y facilitando en la medida de lo posible que las obras se acaben cuanto antes. Antes de terminar la obra hay que ir resolviendo determinadas situaciones, y el Ayuntamiento debe estar ahí ayudando en todo y facilitando que la urbanización siga adelante.

¿Cuál es la propuesta del PSOE en materia de empleo?

El Ayuntamiento, como empleador, sólo va a poder emplear la plantilla que necesite. Debe concretar lo que necesita para hacer la gestión propia del Ayuntamiento. Ahora, ante la grave situación económica que están viviendo algunas familias, la Diputación está otorgando a los ayuntamientos subvenciones para que nosotros contratemos por un tiempo, desde 15 días a 3 meses, a las familias más necesitadas, pero eso sólo es una ayuda asistencial concreta, no es una política de empleo. El Ayuntamiento, con sus ingresos propios, no puede más que dar trabajo al personal que necesite. Nosotros no tenemos competencias de empleo, que las tiene la Junta, pero el Ayuntamiento es fundamental para colaborar con la economía local. Cuando el Plan General de Ordenación Urbana, que aún no está aprobado, se apruebe, eso va a posibilitar que haya un polígono industrial donde se pueda ceder suelo a empresas, donde haya naves, donde las industrias y las empresas se puedan instalar y haya puestos de trabajo y desarrollarse económicamente. También está el Área de Oportunidad, que es comarcal, aunque está en el término de Almensilla, pero eso, aunque va avanzando, es más a largo plazo. Nosotros vamos a facilitar a las pequeñas y medianas empresas las medidas necesarias para que se instalen, funcionen y creen puestos de trabajo. Tenemos un vivero de empresas, una serie de locales y pequeñas naves al lado del Centro de Formación, donde al emprendedor que quiera iniciar una actividad se le dan unas condiciones muy ventajosas durante los primeros años: el Ayuntamiento te cede la nave a coste bajísimo y, cuando tu negocio remonte, te vas a ul polígono industrial u otra cosa. Y, por supuesto, seguir pidiendo a la Consejería de Empleo escuelas taller y seguir formando en la línea profesional para que luego tengan más expectativas de empleo en el futuro.

¿Cómo piensa resolver el problema de los trabajadores afectados por el ERE municipal?

Por supuesto, lo primero que hay que hacer, con el presupuesto por delante, es poner a jornada completa a los trabajadores que están a media jornada, y luego todo lo demás. Yo me he comprometido con ellos a que, cuando tenga el presupuesto por delante, me reuniré con el comité de empresa para decirle qué es lo que tenemos y negociar. Los trabajadores son personas coherentes y sensatas y, si podemos hasta aquí, ellos lo van a entender. Ellos quieren a su Ayuntamiento, porque nosotros vamos y venimos, pero ellos permanecen, y quieren estabilidad para su Ayuntamiento por encima de todo.

¿En qué estado tenemos el PGOU?

Ya está totalmente redactado por el arquitecto y adaptado a la Ley Orgánica de Urbanismo de Andalucía (LOUA), aunque aún está en el Ayuntamiento para pasarlo a pleno. Pero la redacción del Plan está terminada, se están viendo los últimos detalles y está adaptado a la ley minuciosamente. Lo importante del Plan es que, cuando lo mandemos a la Junta, estemos seguros de que no nos lo van a rechazar, porque previamente hemos consultado a distinas administraciones sobre cómo tiene que ir esto, esto y lo otro, para que, una vez que vaya, cuente con los beneplácitos de todas las administraciones que intervienen en él.

¿Qué ideas tiene para los jóvenes de Almensilla?

El programa para los jóvenes es transversal. Ellos tienen que ser receptores de todas las políticas. Tenemos políticas de igualdad para las mujeres jóvenes. Tenemos políticas de empleo con cursos de FP y la escuela taller. Tenemos apoyo el estudio para los jóvenes que estén estudiando en el instituto o en la universidad. Si hay una familia cuyo hijo no puede ir a la Universidad porque no puede comprar el bonobús, el Ayuntamiento ha de ayudarle a comprar el bonobús. A los que vayan por la rama más profesional, darle asesoramiento en el Centro de Formación y facilitarles la inserción. El deporte es fundamental, el ocio alternativo para los jóvenes, y tenemos que mejorar la instalasciones. Nosotros centramos mucho el deporte en los niños, pero quizá hay que fomentar el deporte tutelado en edades mayores, de 18 a 30 años. También en movilidad, facilitar la lanzadera para que puedan tener ocio. Y ocio dentro de Almensilla, pues desde el Ayuntamiento se harán actividades para que acudan los jóvenes. Por qué acuden poco, también tendremos que ir viéndolo, para ver qué es lo que demandan. ¿Cómo facilitas en Almensilla lo mismo que piden ellos, que se van a Sevilla o a Mairena a cenar, tomar una copa, ver una película…? Es que Almensilla es un pueblo de 5.700 habitantes, no podemos tener lo que tienen Mairena o Sevilla. No podemos tener unos cines como el del Metromar, pero sí podemos tener un cine de verano, y fomentar que vengan jóvenes, y no sólo niños y padres, como vienen ahora.

Y en el aspecto de la educación y la cultura, ¿cuáles son sus propuestas?

Yo creo que en cultura llevamos el camino correcto dentro de las posibilidades económicas nuestras. Tenemos una biblioteca que funciona a las mil maravillas. Es el núcleo cultural de Almensilla. De ahí salen todos los servicios de Cultura, gestionados por Antonio y Consuelo. Tenemos una oferta cultural que nos da la Diputación, que son 14 ó 15 espectáculos al año. Nosotros solicitamos, e intentamos que haya para adultos, niños y jóvenes. Con los pocos recursos que tenemos, vamos aumentando el fondo bibliográfico, algo a lo que me he comprometido en el programa. Se trabajan los clubes de lectura en adultos y jóvenes. En infantil se ha propuesto y no ha salido. Se trabaja estrechamente con los colegios y la cultura llega a ellos perfectamente. Tendríamos que mejorar los espacios escénicos, los que tenemos, como el salón de actos. Yo no voy a prometer un auditorio, porque no tengo dinero y no lo llenaré, pero el espacio que tengo, que es muy digno, hay que seguir mejorándolo. Si no lo he hecho es porque no tengo recursos, pero voy a seguir buscándolos. Tengo que poner aire acondicionado y calefacción en el salón de actos, mejorar el escenario y las butacas. Y quiero recuperar el certamen de cantautores, porque en dos años no lo hemos hecho, con dolor, y tenemos que recuperarlo en el momento que podamos. Hay cosas que no es que se hayan perdido, sino que están ahí a la espera de recuperarlas.

¿Con cuánta fuerza ve las candidaturas de sus dos contrincantes?

Yo sólo veo la fuerza de la mía. Mi candidatura tiene toda la fuerza. Las otras dos que la midan otras personas.

¿Cree que puede pasarle factura no sólo la gestión de su predecesor en el Ayuntamiento, sino los escándalos del Gobierno de la Junta y la gestión de la crisis en el Gobierno de la nación?

Yo creo que no, que a nivel local, en concreto en Almensilla, la persona que vaya a votarme no va a tener en cuenta que pertenezco a un partido en el que ha habido un escándalo de corrupción, porque también los hay en los demás partidos. Aquí se va a votar a una persona, avalada por unas siglas, pero pesa más el concepto que se tenga de la persona.

En estos comicios locales, ¿a ustedes les beneficiaría o les perjudicaría la abstención?

Siempre nos perjudica la abstención. La parte de nuestro electorado que no vote, no digo que vaya a votar al Partido Popular, puede votar a Izquierda Unida, pero no nos va a votar a nosotros. Al PP lo va a votar cualquier persona que sea del PP. El PP no se va a abstener, ni IU. La abstención siempre nos perjudica, por eso nuestros compañeros están haciendo una campaña en la que, aparte de decir “vótanos”, estamos diciendo “vota, ve a votar”. Aparte de que cuando hay elecciones y hay una participación alta, aunque luego no te favorezcan los datos, ves una motivación. Lo peor es la desgana y la desidia. Los políticos tenemos que dejar de destruirnos unos a otros y empezar a construir cada uno su camino. Destruirnos entre nosotros provoca esa desgana entre los ciudadanos, que están ahí en medio preguntándose qué pasa con ellos.

Ya que habla de esa desgana, ¿cree que está cansada la gente de ocho años de gobierno del PSOE?

Hay de todo, pero yo veo a la gente muy ilusionada. Ocho años en los que ha habido cosas buenas y malas, pero en estas elecciones se ha sacado otra cantera. No digo que la anterior fuera mala, porque yo pertenezco a la anterior, pero hay momentos en los que hay que renovar las listas, porque la gente llega con nuevas ideas, con ganas, con ilusión, y ahí tú ves que un partido puede renovar su lista y decir que hay base. Yo ofrezco lo que la situación y el momento necesita. Quizá dentro de cuatro años necesitemos otra cosa.

¿Tiene pensado efectuar pactos con otros partidos para llegar a la alcaldía?

Eso ni me lo planteo, porque como tengo tan clara muchas cosas, el pacto ni pasa por mi cabeza.

Piensa ganar.

Totalmente (risas).

  • titil

    Pues leyendo las tres entrevistas a los candidatos de mi pueblo me queda claro la cosa.
    Para mi Agripina demuestra una cualidad importante, ajustarse a la realidad y no hacer falsas promesas , a parte sólo con ver como se expresa está claro que es la más preparada para representarnos a los almensilleros.
    Cuenta con mi confianza.

    Gracias al autor de este blog por las entrevistas.
    Salud.

  • Muchas gracias por tu comentario a ti, Titil. Me alegro de que estas entrevistas te hayan ayudado a decidir tu voto.

    Un saludo.