sevilla report | En esta urbe anclada en el estereotipo impuesto desde fuera y alimentado desde dentro, recurrente como pocos es el tópico del ser barroco de Sevilla, ese permanente claroscuro y contraste que es capaz de enfrentar, como dos conceptos antagónicos, los bloques del barrio más pudiente con las paredes ocres de uno de los más humildes en la misma calle. Pero es que la ciudad se empeña en dejar constancia de ese alma contradictoria con mañanas como ésta, fresca a la sombra del Ayuntamiento, precisamente el día en el que más caldeada estaba, como se suele decir, la cosa.

Casi con una resaca de la noche en la que se celebró el Día de la Música y decenas de conciertos pusieron banda sonora a la ciudad, Sevilla se despertó con una sinfonía propia de este verano recién estrenado, ese murmullo de paseantes bajo un ejército de golondrinas que rasgaban el aire con sus graznidos. Apenas 15 minutos antes del comienzo del primer debate sobre el estado de la ciudad, la pereza se adivinaba en la casi solitaria puerta del Ayuntamiento, al igual que en el rellano de la escalinata del interior de la Casa Consistorial, donde los periodistas se reúnen antes de poder entrar en el salón de plenos. Allí, este cronista que les escribe aguardó solo mientras los concejales y otros miembros de los grupos fueron llegando con cuentagotas, con el temor de haberse quedado rezagado y de estar perdiéndose un acontecimiento al que, por novedoso, nadie había querido llegar tarde.

Resultó, más bien, ser todo lo contrario. Los informadores fueron copando el rellano con sus cámaras poco a poco, entre una expectación disimulada y la perplejidad de no encontrar, precisamente, más acogida entre este debate que, se presume, supondría la oportunidad de poner sobre el tapiz los asuntos que más preocupan a los sevillanos. En esos momentos, en Twitter algunos dudaban de que ni siquiera el mismo alcalde tuviera interés en asistir, por no haberlo confirmado previamente.

La crónica completa del primer debate sobre el estado de la ciudad, cómo no, en sevilla report.