J. Cerero / J. Rodríguez / G. Verdugo | Fitonovo, la empresa que fue administrada por Rafael González Palomo, imputado en el Caso Madeja, incumple una de las cláusulas de los pliegos de condiciones del macrocontrato de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla. De los 48 millones de presupuesto para dicho servicio en un plazo de cuatro años, esta sociedad recibió 10,5 en virtud de la adjudicación del lote número 3.

En concreto, el requisito que viola la empresa —hoy administrada por el hijo de Palomo, José Antonio González Baro— es el relativo al sueldo que ha de pagar a sus trabajadores. Según el artículo 13.1.6 de los pliegos de condiciones del contrato, “la empresa adjudicataria deberá cumplir en todo momento el Convenio Colectivo Estatal de Jardinería en vigor así como cualquier otro acuerdo laboral que afecte al ejercicio de la jardinería en Sevilla”.

Sede de Fitonovo

Sede de Fitonovo

Sin embargo, según fuentes internas de la empresa, los trabajadores de Fitonovo perciben sus nóminas de acuerdo al Convenio Colectivo de Desinfección, Desinsectación y Desratización, que establece unos salarios de menor cuantía que el de Jardinería. Según estas fuentes, los empleados de la empresa “han estado trabajando con un convenio que no era el suyo, es inferior, les estaban pagando una mierda”.

El Convenio Colectivo Estatal de Jardinería establece que los sueldos base de un oficial jardinero y de un jardinero para el año 2013 son de 1.114,86 y 1.055,33 euros, respectivamente. Sin embargo, el Convenio de Desinfección, Desinsectación y Desratización por el que se rigen los empleados de Fitonovo estipula un salario base de 859,79 euros para esta categoría laboral. Así lo acreditan nóminas de trabajadores de esta empresa a las que ha tenido acceso sevilla report.

Convenio Estatal de Jardinería - Sueldos base

Convenio Estatal de Jardinería – Sueldos base

Convenio Estatal de Desinfección, Desinsectación y Desratización - Sueldos base

Convenio Estatal de Desinfección, Desinsectación y Desratización – Sueldos base

(También en sevilla report: La red societaria de Fitonovo)

La diferencia anual entre el sueldo establecido en ambos convenios es de 3.067 euros, en el caso de un oficial, y de 2.233,51, en el de un jardinero. Según las fuentes consultadas, esta práctica es generalizada entre los más de 700 empleados de Fitonovo. “Ya sólo son cinco los que quedan con el Convenio de Jardinería, el resto tiene el de desratización”. Esto quiere decir que la empresa administrada por González Baro “compite con las otras en una situación de ventaja, con trabajadores ganando menos” por el enorme ahorro que supone esta situación para las arcas de la sociedad.

Ésta es una más en la serie de prácticas dudosas de la empresa fundada por Rafael González Palomo. Entre ellas se incluyen trabajos particulares a directivos de Parques y Jardines y de la propia empresa durante el horario laboral o el trasvase de trabajadores entre el mantenimiento de zonas verdes y obra civil (carreteras, zonas de juegos infantiles, etc.). Una situación que comenzó durante la etapa del PSOE en el Ayuntamiento pero que continúa con el Gobierno de Juan Ignacio Zoido, quien, según altas fuentes institucionales consultadas por este medio, tenía constancia de estos hechos.

La Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público establece en sus artículos 102.2 y 196.1 “penalidades que deberán ser proporcionales a la gravedad del incumplimiento y cuya cuantía no podrá ser superior al 10% del presupuesto de contratación”. Otro supuesto que recoge la Ley en su artículo 206 g es la calificación de ciertas cláusulas como esenciales. Su incumplimiento faculta al órgano de contratación —en este caso el Ayuntamiento de Sevilla— para “la resolución del contrato”.