La Dirección General de Tráfico ha anunciado esta semana la implantación de 30 radares móviles en las carreteras de Sevilla, que se unen a los más de 30 fijos que ya controlan la velocidad en las principales vías de la provincia.

Según la DGT, los nuevos dispositivos de control se han instalado en vías con un elelvado número de siniestros. En su mayoría, se trata de carreteras secundarias que unen poblaciones importantes de La Vega, la Sierra Norte y La Campiña (Écija, Osuna, Carmona, Utrera o Lora del Río), además de nacionales como la N-433 o la N-IV. Esta última, por ejemplo, contará con tres tamos controlados que suman más de 60 kilómetros.

El control en carreteras secundarias se aleja del que ejercen los radares fijos, instalados sobre todo en autovías, vías de gran tránsito y la ronda de circunvalación SE-30. Sin embargo, en algunos casos, como en la N-433 (Sevilla-Rosal de la Frontera) o la A-8058 (Sevilla-Coria del Río), ambos tipo de dispositivos confluyen.

Este mapa interactivo, elaborado a partir de los datos que ha hecho públicos la Dirección General de Tráfico, contiene la ubicación de todos los radares fijos y de los tramos de carretera controlados por radares móviles. Para conocer los detalles de cada radar, pulsa sobre cada punto o tramo o bien despliega la lista de radares, en la esquina superior izquierda.