Tres Barrios

Una valla y un muro coronado con cristales rotos es la metáfora cotidiana de la dificultad que tiene Tres Barrios para abrirse al resto de Sevilla.